Calistenia y sus lesiones más habituales

La calistenia es una disciplina de entrenamiento físico que se basa en el uso del peso corporal para desarrollar fuerza, flexibilidad, resistencia y coordinación. Aunque es una forma de ejercicio muy popular hoy en día, también conlleva el riesgo de lesiones, especialmente si no se practica con la técnica adecuada o si se excede en la intensidad del entrenamiento. Por ello, es importante conocer cuáles son las lesiones más comunes en la calistenia y cómo la fisioterapia puede ayudar en su tratamiento. 

 Entonces, ¿cuáles son las lesiones más típicas?

Una de las lesiones más frecuentes en la calistenia es la tendinitis, que se produce por la inflamación de los tendones debido al sobreuso o a una mala técnica en los ejercicios. Los tendones más afectados suelen ser los del codo, hombro y muñeca. La fisioterapia puede ser de gran ayuda en el tratamiento de la tendinitis, mediante técnicas como la terapia manual, ejercicios de fortalecimiento y estiramientos específicos para mejorar la flexibilidad y reducir la inflamación. 

Otra lesión común en la calistenia es la distensión muscular, que se produce por un estiramiento excesivo de las fibras musculares. Esto puede ocurrir al realizar ejercicios de fuerza sin un adecuado calentamiento previo o al ejecutar movimientos de forma brusca. La fisioterapia puede contribuir a acelerar la recuperación de una distensión muscular a través de técnicas de masaje, electroterapia y ejercicios de rehabilitación que fortalezcan la musculatura afectada. 

Además, las lesiones en las articulaciones, como esguinces o luxaciones, también son frecuentes en la calistenia, especialmente en ejercicios que implican movimientos de rotación o de impacto. En estos casos, la fisioterapia puede jugar un papel fundamental en la recuperación, mediante la aplicación de técnicas de terapia manual, ejercicios de estabilización articular, propiocepción y programas de fortalecimiento para prevenir futuras lesiones. 

 La fisioterapia como aliada

Es importante recordar que la prevención de lesiones es clave para evitarlas. Mantener una buena técnica en los ejercicios, escuchar al cuerpo y no forzar en exceso, así como realizar un calentamiento adecuado antes de cada entrenamiento, son medidas fundamentales para reducir el riesgo de lesiones. 

En resumen, la fisioterapia desempeña un papel crucial en el tratamiento de las lesiones más comunes en la calistenia, ayudando a acelerar la recuperación, reducir el dolor y mejorar la funcionalidad de los músculos y articulaciones afectados. Es importante buscar la orientación de un fisioterapeuta especializado en deportes para recibir un tratamiento personalizado y adecuado a cada lesión.

Si has tenido una lesión practicando este deporte o quieres evitar tenerla, no dudes en llamarnos. Desde Urbanfisio, pondremos a tu disposición a nuestros fisioterapeutas deportivos. 

Artículos relacionados