Conoce a Carlos Martín, autoexigente y exceptivo

Soy Carlos Martín Beamonte y soy Graduado en Fisioterapia, practico Crossfit y realizo entrenamientos de fuerza. Soy una persona con un gran interés autodidacta profundizando cada día en aspectos de la salud ( nutrición, fisiología por seguir , psicología, etc… con la intención de comprender y hacer las bases bien: anamnesis, educación, biomecánica, ejercicio terapéutico, y cada día con más interés en la docencia, divulgación, dolor persistente y tendinopatías. Mi objetivo es seguir aprendiendo cada día más para poder ayudar a la gente a alcanzar sus objetivos de salud.

¿Cuándo te diste cuenta de que querías ser fisio?

Siempre me insistieron en casa en que debía ser médico. No obstante, a pesar de la popularidad y reconocimiento de esta profesión, a mí nunca me convenció del todo. Cuando tenía 17 años, mi hermano mayor comenzó la carrera de fisioterapia (no sé exactamente sus motivos) y me llamó mucho la atención lo que hacía, sus conocimientos y la forma de tratamiento de esta profesión. Al final, eso sumado a que he sido deportista toda mi vida y me ha  interesado mucho rendir mejor (y para eso saber cómo comer, cómo entrenar y cómo evitar lesionarme) mis familiares me veían con tanto interés en este campo que me ayudaron a tomar esa decisión de la que me alegro mucho porque ha sido una de las mejores de mi vida.

¿En qué estás especializado?

Soy bastante inquieto y me frustro si no puedo abarcar todos los campos de la fisioterapia en profundidad. Por ello, tras mucha reflexión me estoy dando cuenta que me gusta especialmente saber pautar bien ejercicio terapéutico en cada patología (gestión de cargas, dosis en cada paciente, biomecánica, etc…), la complejidad del abordaje del dolor persistente y el conocimiento en profundad de la nocicepción y de la experiencia dolorosa y su perpetuación. Me encanta el tratamiento de los pacientes con tendinopatías y me siento especialmente cómodo con la fisioterapia online.

¿En qué consiste tu trabajo?

Soy fisioterapeuta, e intento ayudar a mis pacientes siguiendo la siguiente jerarquía: realizar una extensa y profunda anamnesis con los tests ortopédicos oportunos para poder realizar un razonamiento clínico y un diagnóstico con la menor incertidumbre posible, educar al paciente en sus hábitos y/o en que comprendan lo que les pasa y qué es el dolor y proponer una estrategia de tratamiento activo y ejercicio terapéutico combinada con las estrategias de analgesia a corto plazo y automanejo para que al paciente se le haga el proceso lo más llevadero posible y aseguremos su adherencia al tratamiento.

¿En qué medida es importante la educación con la salud?

Es una pregunta muy compleja, en el sentido que la educación tiene un potencial de mejora en la calidad de vida, pronóstico y adherencia al tratamiento del paciente muy grande. Si conseguimos generar un cambio de hábitos suficiente en el paciente, incidiremos en los factores biopsicosociales necesarios en su contexto para que su
proceso de recuperación se optimice, reduzcamos al máximo las comorbilidades o el riesgo de recaída y favorezcamos el afrontamiento activo de su dolor/lesión, que es la mejor manera de asegurar el éxito en el tratamiento.

¿En qué piensas cuando estás tratando a un paciente?

En intentar no pensar en otras cosas mientras me está hablando. En escucharle de forma atenta y activa, entenderle y empatizar con él para entender lo que le pasa y comprender su contexto. También, en la responsabilidad de mi profesión para ser un punto de inflexión en la mejora de la calidad de vida de ese paciente. Por mucho que aprenda, no deja de sorprenderme que seamos capaces de todo esto.

¿Cuál es la parte más gratificante de la profesión?

Ver que puedes ayudar a la gente, que has sido el inicio de la pieza de dominó para mejorar su vida y disminuir el sufrimiento del paciente. Y cuando lo valoran y te lo agradecen… No hay mejor sensación del mundo

¿Cuál es la clave para ser un buen fisio?

Ser un “experto” en las bases y comprender que no somos omnipotentes, que el porcentaje en el que podemos ayudar a un paciente es limitado, y que otros muchos factores que NO controlamos (ni los fisios, ni los pacientes o ninguno) tienen un peso mucho mayor. Entender eso reduce la frustración y hace que disfrutes más de tu profesión y de lo que puedes controlar, entendiendo tus límites.

Para terminar, dinos la frase que más encaja contigo como fisioterapeuta

Fanático de los “depende”.

 

Reserva tu cita con UrbanFisio

 

Artículos relacionados