Conoce a Oriol Fernández, comprometido y empático

Oriol ha hecho deporte desde que tiene memoria, lo que siempre le ha llevado a decantarse mas por esa rama de la fisioterapia, pero cuanto más aprende de otras, más le atrapan. ¡Le encanta la Fisioterapia!

¿Cuándo te diste cuenta de que querías ser fisio?

Terminando el bachiller encaminado a ser ingeniero tuve una lesión de menisco que requirió de operación y posterior rehabilitación. Esos meses me hicieron replantearme qué quería hacer con mi vida. Siempre he sido muy inquieto y he tenido ganas de ayudar. Lo que vi en esa sala de fisioterapia, fue lo que consideré que quería que fuera mi futuro.

¿En qué estás especializado?

En ejercicio terapéutico en pacientes con patologías cardíacas, traumatología y oncológicas. Tengo un experto universitario al respecto y un máster en investigación.

¿En qué consiste tu trabajo?

Durante la carrera aparte de la profesión aprendí una filosofía de vida:

“En la vida no hace falta ser perfecto, de estar al 100% para todas las posibilidades. La vida se trata de poder hacer lo que te gusta, se trata de vivir plenamente haciendo lo que amamos, y para ello no necesitamos esa ‘perfección’, necesitamos funcionalidad.”

Para mí la Fisioterapia consiste en ayudar al paciente a encontrar esa funcionalidad, en darle las herramientas para que pueda seguir por ese camino que se ha propuesto; en definitiva, mi trabajo consiste en facilitar a la gente la consecución de sus objetivos.

¿En qué medida es importante la educación con la salud?

Indispensable. Creo firmemente en la prevención antes que en la curación, toda lesión que se consiga evitar va a proporcionar más funcionalidad que una que haya sido rehabilitada, y esa prevención sin educación no es posible. Prevención y promoción de la salud son mis pilares profesionales y para que sean efectivas debe educarse a la población en salud.

¿En qué piensas cuando estás tratando a un paciente?

Me gusta siempre hacer partícipe al paciente del tratamiento de manera activa, por lo que pienso maneras de involucrarlo, de hacer el tratamiento a su medida mirando más hacia alcanzar sus objetivos que al nombre de la patología con la que iniciamos el tratamiento.

¿Cuál es la parte más gratificante de la profesión?

Por un lado, el trato con los pacientes tan personal que se va generando en el día a día del tratamiento, y por otro, ver que el paciente alcanza sus objetivos, sentir que gracias a mi ayuda y conocimientos puede continuar con su vida diaria sin los problemas u obstáculos que tenía antes.

¿Cuál es la clave para ser un buen fisio?

De cara al paciente, escuchar. Escuchar qué necesita, porque a veces nos podemos perder en nombres técnicos de patologías y nos olvidamos de qué nos está pidiendo el paciente, a dónde quiere llegar.

Aparte, de cara a la profesión, no olvidar que es una ciencia de la salud, y como tal no debemos caer en pseudoterapias. Debemos ofrecer calidad y tratamientos con aval científico de eficacia.

Para terminar, dinos la frase que más encaja contigo como fisioterapeuta

“La vida es movimiento, el movimiento es vida”

Reserva tu cita con UrbanFisio

Artículos relacionados