Auxiliares de vuelo: en el aire también se sufre

Los auxiliares de vuelo, al trabajar en la industria de la aviación, están expuestas a diversas condiciones  y factores específicos que pueden afectar su salud física. Entre otras cosas, se debe a la gran cantidad de tiempo que permanecen de pie y con movimientos repetitivos. Por eso, hoy dedicamos este artículo a estos profesionales y lo hemos titulado “Auxiliares de vuelo: en el aire también se sufre”.

¿Qué problemas son los más comunes?

Algunas de las patologías más habituales entre este colectivo y que podrían requerir fisioterapia incluyen: 

  • Dolor de espalda: Pasar largas horas de pie o sentadas en espacios reducidos puede provocar tensión y dolor en la espalda baja y alta. 
  • Dolor en cuello y hombros: Levantar y manipular equipaje, así como realizar movimientos repetitivos durante el servicio en vuelo, puede causar dolor y rigidez en el cuello y los hombros. 
  • Tendinitis: La repetición de ciertos movimientos, como levantar maletas o realizar demostraciones de seguridad, puede aumentar el riesgo de desarrollar tendinitis en áreas como los hombros, los codos o las muñecas. 
  • Fascitis plantar: Estar de pie durante largos períodos en pasillos estrechos y caminar sobre superficies duras, como las de los aviones, puede contribuir al desarrollo de fascitis plantar, una inflamación dolorosa en la planta del pie. 
  • Lesiones por sobrecarga: La naturaleza físicamente exigente del trabajo de auxiliar puede aumentar el riesgo de lesiones por sobrecarga muscular, especialmente en las piernas y los pies. 

¿Cuál es el tratamiento adecuado?

Para abordar estas patologías y mejorar la salud y el bienestar de los auxiliares de vuelo, la fisioterapia puede incluir una variedad de enfoques. Por ejemplo, ejercicios de estiramiento y fortalecimiento, técnicas de manipulación manual, terapia de masaje y consejos ergonómicos para mejorar la postura y prevenir lesiones futuras. Aquí hay algunos tratamientos comunes para algunas de las patologías más frecuentes:  

  • Ejercicios de fortalecimiento muscular: Se pueden prescribir ejercicios específicos para fortalecer  los músculos que se ven más afectados por las actividades de un auxiliar, como los músculos de las piernas, la espalda y los hombros. 
  • Estiramientos: Los estiramientos pueden ayudar a mejorar la flexibilidad y reducir la tensión en los músculos. Se pueden recomendar estiramientos específicos para los músculos que tienden a volverse rígidos debido a las demandas del trabajo.
  • Técnicas de movilización articular: Estas técnicas se utilizan para mejorar el rango de movimiento en las articulaciones y pueden ser útiles para contrarrestar la rigidez o la restricción del movimiento que puede ocurrir después de largos períodos de estar de pie o sentado. 
  • Terapia manual: La terapia manual, que incluye técnicas como el masaje terapéutico y la liberación miofascial, puede ayudar a aliviar la tensión muscular y mejorar la circulación sanguínea. 
  • Educación ergonómica: Un fisioterapeuta puede proporcionar orientación sobre técnicas  adecuadas de levantamiento y manejo de equipaje para ayudar a prevenir lesiones y mejorar la postura mientras se realiza el trabajo.

Es importante que los asistentes busquen la orientación de un fisioterapeuta con experiencia en el tratamiento de lesiones relacionadas con el trabajo para desarrollar un plan de tratamiento personalizado que aborde sus necesidades específicas y promueva su bienestar físico a largo plazo. 

Además, mantener una buena postura, realizar pausas regulares para estirarse durante los vuelos largos y mantener un estilo de vida activo fuera del trabajo también puede ayudar a prevenir  lesiones y promover la salud general.

Ejercicios para mejorar las dolencias

Aquí tienes algunos ejercicios de fisioterapia que podrían ser beneficiosos para los auxiliares y ayudarles a aliviar y prevenir las molestias musculoesqueléticas asociadas con su trabajo: 

  • Estiramientos de cuello:

    • Inclina la cabeza hacia un lado y sostén suavemente con la mano del mismo lado para estirar el músculo del cuello.
    • Gira la cabeza hacia un lado y sostén durante unos segundos, luego repite en el otro lado.
    • Baja la barbilla hacia el pecho para estirar la parte posterior del cuello.
  • Estiramientos de hombros:

    • Levanta los hombros hacia las orejas y luego relájalos hacia abajo.
    • Cruza un brazo sobre el pecho y sostén con la otra mano para estirar el hombro.
    • Entrelaza los dedos detrás de la espalda y levanta los brazos hacia arriba para estirar los hombros.
  • Estiramientos de espalda:

    • Siéntate en una silla y gira lentamente la parte superior del cuerpo hacia un lado, manteniendo la cadera en su lugar.
    • Siéntate en el borde de una silla y dobla hacia adelante, dejando que los brazos cuelguen hacia el suelo para estirar la espalda baja.
  • Fortalecimiento de abdomen y espalda:

    • Realiza abdominales básicos para fortalecer los músculos abdominales y mejorar la estabilidad del tronco.
    • Haz ejercicios de tabla para fortalecer los músculos centrales y de la espalda baja.
  • Estiramientos de piernas y tobillos:

    • Siéntate en el suelo y estira las piernas hacia adelante, flexionando los pies hacia ti para estirar los músculos de la pantorrilla.
    • Gira los tobillos en círculos, tanto en sentido horario como antihorario, para mejorar la movilidad y reducir la rigidez.
  • Ejercicios de respiración y relajación:

    • Practica la respiración profunda para relajar los músculos y reducir el estrés.
    • Realiza ejercicios de relajación muscular progresiva, contrayendo y luego relajando cada grupo muscular de forma secuencial.

Estos ejercicios pueden realizarse durante los descansos en el trabajo y al finalizar el día. Todo esto, para ayudar  a mantener la flexibilidad, fortaleza muscular y prevenir lesiones relacionadas con el trabajo. 

Desde UrbanFisio ponemos a tu disposición los mejores profesionales para ayudarte. No dudes en contactar con nosotros. 

Artículos relacionados