Conoce a Fabio García Rubio, atento y perseverante.

Segoviano de nacimiento, Fabio vino a Madrid a estudiar el grado de Fisioterapia en la Universidad Complutense de Madrid (UCM). También en la UCM, continuó formándose con el máster propio de Fisioterapia Manual Avanzada y Ejercicio Terapéutico para trastornos musculoesqueléticos, y el título de Rehabilitación basada en el método Pilates.
Entre sus aficiones se encuentran la práctica de diferentes modalidades deportivas, como el pádel, el ciclismo de montaña y, sobre todo, el CrossFit. Por otro lado, también es un enamorado de las novelas policiacas.

¿Cuándo te diste cuenta de que querías ser fisio?

Siempre tuve claro que quería dedicar mi vida a algo relacionado con las ciencias de la salud, y encontré en la fisioterapia un nexo para unir dos cosas que me apasionaban como la salud y el deporte o ejercicio físico.

¿En qué estás especializado?

La fisioterapia es una rama sanitaria que requiere de un constante estudio, tanto a través de formaciones como de manera autodidacta revisando la literatura científica más actual. En mi caso, he dedicado mucho tiempo y algún que otro curso a estudiar sobre dolor musculoesquelético, educación en dolor, dolor crónico y ejercicio terapéutico; ya que considero, con la evidencia científica en la mano, al ejercicio como la piedra angular para dejar de lado definitivamente el dolor.

¿En qué consiste tu trabajo?

Mi trabajo consiste en escuchar a la persona con un dolor o problema, entenderla, valorarla, responder sus dudas, educarla y marcar las pautas del tratamiento más acorde para la patología y el contexto psicológico y social de la persona.

¿En qué medida es importante la educación con la salud?

La educación para la salud es un pilar fundamental dentro de un tratamiento de fisioterapia. Las sesiones duran 60 o 90 minutos, pero la persona necesita de ciertas herramientas para ser conscientes de ellas o utilizarlas cuando nosotros no estamos: estrategias de afrontamiento, conocer hipotéticos pronósticos, disminuir su incertidumbre, pautas de un programa de rehabilitación activa, etc. Necesitamos educar a los pacientes para convertirlos en parte activa de su propia recuperación y así mejorar su salud en el largo plazo.

¿En qué piensas cuándo estás tratando a un paciente?

En intentar hacer un razonamiento clínico y un diagnóstico lo más preciso posible para así poder ofrecer la mejor solución al paciente.

¿Cuál es la parte más gratificante de tu profesión?

El escuchar de un paciente: “me has ayudado”.

¿Cuál es la clave para ser un buen fisio?

Ser empático con el paciente, hacerle sentir que vas a ser una ayuda en su recuperación; y como ya dije antes, estar actualizado y ser crítico.

Para terminar, dinos la frase que más encaja contigo como fisioterapeuta.

Comprometido con que el dolor sea una anécdota.

 

Artículos relacionados