El ejercicio como solución

El 6 de abril se celebra el Día Mundial de la Actividad Física y, como fisioterapeutas, os queremos recordar que el ejercicio físico es una potente herramienta de nuestro amplio arsenal terapéutico para aliviar el dolor y mejorar la función de nuestros pacientes. Así pues, hoy os hablaremos sobre el ejercicio como solución.

El ejercicio pautado y adaptado a la patología y las condiciones individuales de cada paciente es una de las armas más poderosas para combatir el dolor y la discapacidad.

¿Es bueno hacer ejercicio para aliviar el dolor?

Cuando nuestras capacidades físicas se ven sobrepasadas por una actividad externa, nuestro sistema nervioso funciona como un mecanismo de alarma. Provocando dolor para evitar que un daño grande se produzca en el tejido. Cuando esto ocurre, la principal estrategia es hacer una recuperación basándonos en ejercicio terapéutico. Con ello, hacemos que nuestras capacidades físicas aumenten para hacer frente a las demandas que nos encontramos en el día, para apaciguar esa alarma dolorosa. Como resultado, si nuestras capacidades respecto a un determinado esfuerzo aumentan, el dolor que experimentaremos disminuirá e incluso, desaparecerá por completo.

 

¿Qué efectos tiene el ejercicio en mi organismo?

El ejercicio físico es la llave maestra para abrir el botiquín con los fármacos más potentes que existen: nuestro cerebro. Por todos es conocida la típica frase de que el ejercicio libera serotonina y endorfinas. Con el ejercicio, conseguimos que nuestro sistema nervioso sea capaz de liberar opioides, entre los que se encuentran las ya mencionadas endorfinas, con una capacidad brutal de disminuir el dolor. 

Los opioides son de los fármacos más potentes que existen, como la morfina. Los segregados por nuestro propio cuerpo, pueden tener un efecto analgésico igual de potente que estos fármacos. 

 

Entonces, ¿sigo haciendo ejercicio con dolor?

Hay momentos en los que con una lesión aguda, hay que inmovilizar durante un tiempo la zona, pero al poco debemos de ponernos en marcha. En la mayoría de los casos, la solución no es dejar de hacer el ejercicio, sino ir progresando adecuadamente, orientado por un personal sanitario cualificado. 

Desde UrbanFisio, nuestros fisioterapeutas te podrán ayudar para conseguir que disminuya el dolor y hacer una vida normal con la actividad deportiva que te guste. 

Para mejorar tu calidad de vida, elige el deporte que más te guste, pero ¡muévete!

 

Artículos relacionados