Embarazo y piernas hinchadas, como resolverlo

Durante el embarazo, el líquido sobrante que se acumula en el cuerpo y la presión ejercida por el útero que va aumentando de tamaño, pueden causar hinchazón o edema en tobillos y pies. La hinchazón tiende a empeorar a medida que se va acercando la fecha de parto, sobre todo, hacia el final del día y cuando hace calor. 

Signos de alarma

Aunque una repentina hinchazón en la cara o en las manos pueden ser un signo de una afección conocida como preeclampsia, en ese caso es importante hablar con vuestro ginecólogo aunque con todos los controles rutinarios ya has habrán anunciado de ello y seguro que está controlado, si no es así no dude en consultarlo de inmediato si nota una hinchazón repentina en cualquier parte del cuerpo o si una pierna se hincha más que la otra. 

 Es importante saber que una leve hinchazón de tobillos y pies no suele ser motivo de preocupación ya que es algo que está dentro de la normalidad, pero lo que sí que podemos hacer es reducir o prevenir esa molestia o hinchazón de tobillos. 

Consejos 

A continuación, se detallan algunos consejos aplicables para este problema: 

  • Evitar estar de pie durante largos periodos de tiempo. 
  • Eleve los pies cuando esté sentada y evite cruzar las piernas.
  • Haga estiramientos con frecuencia cuando tenga que estar sentada durante largos períodos de tiempo o ejercicios circulatorios, pautado por un profesional. 
  • Acuéstese sobre el lado izquierdo para dormir. 
  • Póngase medias de maternidad (hasta la cintura) al levantarse de la cama por la mañana, pero siempre consultar con el ginecólogo, a valorar según el caso.
  • Beber abundante agua es muy importante porque si el cuerpo nota que esta deshidratado, tratará de retener una mayor cantidad de líquidos. 
  • Nade o estar de pie en una piscina con el agua que cubra hasta la altura del cuello, sobre todo en verano y en los meses más calurosos. Y también hacer ejercicios en el agua ese bombeo va genial para la circulación y esa retención y notaras alivio y menos pesadez. Además, que hacer ejercicio en el agua no es tan pesado y es muy cómodo para la embarazada. 
  • Hacer ejercicio con regularidad, sobre todo guiado por un profesional de salud. 
  • Tratar de mantenerse fresca en los ambientes húmedos y/ o cálidos. 

Un gran aliado, el drenaje linfático

Si a través de estos consejos aún así esta incómoda el drenaje linfático para las mujeres embarazadas tiene una serie de beneficios ya que ayudará a mejorar la circulación y a eliminar el exceso de líquido, lo que puede reducir la hinchazón y mejorar la comodidad. 

Además, el drenaje linfático puede aliviar otros síntomas comunes durante el embarazo, como los calambres en las piernas y la sensación de pesadez. 

Otro beneficio importante del drenaje linfático es su capacidad para fortalecer el sistema inmunológico. Durante el embarazo, tu sistema inmunológico puede ser debilitado lo que te hace más susceptible a infecciones y enfermedades. El drenaje linfático, ayuda a estimular el sistema inmunológico y eliminar esas toxinas. Además, ayuda a mantenerte más saludable durante esta etapa crucial de tu vida.

Si quieres más información o ayuda de uno de nuestros fisioterapeutas, no dudes en contactar con nosotros. Desde UrbanFisio pondremos a tu disposición nuestros mejores profesionales.

 

Artículos relacionados