Entrevista a Daba Sebor, dinámica y empática

UrbanFisio • 22 March 2020

¿Qué nos puedes contar sobre ti?

Soy senegalesa de nacimiento, críada en Huesca y con una ligera mezcla de acento extremeño y andaluz. Haber vivido en varios lugares y conocer a personas de diferente índole ha contribuido a forjar mi actual carácter. Me considero una persona muy dinámica, que se adapta con facilidad a los cambios y siempre intenta superarse y dar su mejor versión. Me gusta sonreír y es una seña de identidad en mí. Curiosa y precavida a partes iguales, siempre con ganas de seguir aprendiendo.

¿Cuándo te diste cuenta que querías ser fisioterapeuta?

Desde mi infancia ya tenía claro que quería dedicarme a una profesión
sanitaria, siendo enfermería la que más retumbaba, pero por una serie de
circunstancias accedí primero a la carrera de Fisioterapia. Me enamoró tanto desde un principio, que tuve muy claro cuál iba a ser mi futuro. El poder tener un conocimiento tan amplio del cuerpo humano y aplicar agentes físicos para promover la recuperación y restablecer el bienestar de las personas, es lo más admirable de esta profesión.

¿En qué consiste tu trabajo?

Mi trabajo consiste en ayudar al cuerpo a acelerar los procesos de recuperación, dotar al paciente de una serie de herramientas que le permitan tener control sobre su salud y que participe de una manera activa en ella.

Todo esto contribuye a la prevención de patologías, ayudando así a la promoción de la salud.

¿En qué medida es importante la educación con la salud?

Para mí la educación es vital en todos los ámbitos de la vida, pero en materia de salud es aún más si cabe. Si dotamos a las personas de los conocimientos necesarios para que comprendan qué es lo que le está sucediendo a su cuerpo, cuáles han sido los desencadenantes para que llegue a ese punto y cómo puede ayudar a prevenir o evitar recidivas, le estaremos proporcionando a la sociedad la mejor arma, el conocimiento.

¿En qué piensas cuando estás tratando a un paciente?

Pienso en cómo se siente, tanto a nivel físico como emocional. Intento siempre ponerme en su piel para comprender mejor su situación y se me viene a la cabeza la manera de explicarle lo que le sucede. Me gusta crear un clima de confianza y tranquilidad para que el paciente tenga absoluta libertad para contarme sus inquietudes y objetivos, para así poder elaborar un mejor tratamiento.

¿Cuál es la parte más gratificante de la profesión?

Para mí lo más gratificante es comprobar cómo con nuestra intervención el
paciente vuelve a sonreír y a recuperar su funcionalidad, o se minimiza su
sintomatología, favoreciendo así a su bienestar.

Llegar a un domicilio y que el paciente te abra la puerta con gesto dolorido y en una postura antiálgica, y salir de ella, después de una o varias sesiones, observando cómo realiza el movimiento que tenía antes limitado y su gesto de agradecimiento, no tiene precio. Para mí eso no se puede explicar con palabras y es lo que hace de esta profesión todo un reto y un estilo de vida.

¿Cuál es la clave para ser un buen fisioterapeuta?

En Fisioterapia no existe el A+B=C, por lo que claves como tal, creo que no
hay, pero si podemos hablar de maneras de actuar. Es fundamental la empatía y la profesionalidad, que nos permitirán saber cómo se siente el paciente y poder utilizar las técnicas más adecuadas que tenemos a nuestra disposición para alcanzar los objetivos propuestos.

Es muy importante estar informado y al corriente de estudios que respalden la evidencia científica de nuestros tratamientos para ofrecer siempre la mejor intervención. Otra parte muy a tener en cuenta es la especialización, los fisioterapeutas podemos realizar formaciones complementarias tras la carrera, que nos permitan ser expertos en un campo, otorgándonos conocimientos y habilidades específicas.

Dinos la frase que más encaja contigo como fisioterapeuta.

“Si se detecta una parte del cuerpo que está enferma, debe buscarse la causa que produce la dolencia y no solamente los efectos externos que provoca” – Teofrasto Paracelso

Comments are closed.