Entrevista a Jaime Quintero, dinámico y optimista

¿Qué nos puedes contar sobre ti?

¡Hola! Me llamo Jaime y soy graduado en fisioterapia por la Universidad de Cádiz. Soy una persona alegre, risueña, vital y muy activa. Intento siempre aplicar todo eso en mi día a día.

¿Cuándo te diste cuenta de que quería ser fisio?

Tuve clara, desde pequeño, mi vocación sanitaria y de ayuda al prójimo. Y la fisioterapia es, sin duda, la profesión que más encaja en mi percepción de ese concepto.

¿En qué consiste tu trabajo?

Mi trabajo consiste en ser un guía en el camino de la recuperación de una persona, en mejorar su salud, su autonomía, aliviar su dolor… ¡Me encanta mi trabajo!

¿En qué medida es importante la educación con la salud?

Es totalmente necesaria, la educación es la base de casi todas las cosas pero más aún dentro del mundo de salud, de conocer los propios límites. La educación sanitaria es vital en nuestra labor.

¿En qué piensas cuando estás tratando a un paciente?

Pienso sobre qué puedo hacer yo para mejorar la vida de esa persona y sobre qué podemos hacer juntos. Escucho, analizo la clínica, planteamos objetivos, ¡y a trabajar para llegar lejos!

¿Cuál es la parte más gratificante de la profesión?

Cuando sabes que de verdad has ayudado a alguien.

¿Cuál es la clave para ser un buen fisio?

Aprender cada día, seguir siempre formándote, saber escuchar y transmitir, ser empático, constante. Hay bastantes claves… jajaja

Dinos la frase que más encaja contigo como fisioterapeuta

Hipócrates decía: “antes de curar a alguien, pregúntale si está dispuesto a renunciar a las cosas que lo enfermaron”.

Artículos relacionados