Falsa ciática en embarazadas

El embarazo es una etapa que va acompañada de cambios en el cuerpo de la mujer. A medida que avanza, se producen cambios hormonales y fisiológicos. La pelvis se ensancha para albergar al bebé, las articulaciones se vuelven más móviles, los ligamentos se estiran, los músculos modifican su longitud y como consecuencia cambia la postura corporal y aumenta la presión en la columna. Todos esos cambios, pueden generar molestias o dolores, como por ejemplo, la ciática o falsa ciática.

¿Has oído hablar del nervio ciático?

Se trata del nervio más grueso de nuestro cuerpo, tiene su origen en la columna vertebral baja, desciende a glúteos, parte posterior del muslo y finaliza con varias ramas en el pie. Una presión o daño de esta estructura, puede provocar dolor, sensación de hormigueo o pinchazos. Hablamos de una falsa ciática, cuando el origen del dolor existe por un compromiso a lo largo de su recorrido, ya sea por el músculo piramidal o la articulación sacroilíaca como consecuencia de los cambios generados durante el embarazo. 

¿Qué síntomas presenta durante el embarazo?

  • Dolor intenso en glúteo, muslo, pantorrillas y en ocasiones hacia el pie
  • Hormigueo irradiado hacia a la pierna
  • Debilidad en las piernas, con frecuencia la dominante
  • Alteraciones de sensibilidad: calambres, quemazón, entumecimiento
  • Dolor en zona lumbar que puede empeorar al toser o estornudar
  • Dolor que se manifiesta al pasar mucho tiempo sentada, al estar de pie y al caminar.

Los síntomas de la ciática pueden manifestarse en cualquier etapa del embarazo, no obstante, es más común a partir del segundo trimestre.

Factores que predisponen la aparición de ciática en el embarazo

Existen diferentes factores y cada embarazada presenta unos concretos, aunque los más comunes son:

  • Antecedentes de hernia/protrusión discal.
  • Antecedente de dolor lumbar previo al embarazo.
  • Estilo de vida sedentario.
  • Aumento excesivo de peso en el embarazo.

Tratamiento fisioterapéutico

Es importante establecer un correcto diagnóstico mediante la valoración inicial, ya que se puede confundir con otras alteraciones comunes del embarazo, como el dolor lumbar no especifico, calambres y dolor pélvico. Una vez establecido el diagnostico, se procederá a elaborar el plan de tratamiento. Esta alteración se abordara mediante:

  • Educación postural y ergonómica.
  • Terapia manual para aliviar las molestias (masoterapia, estiramientos, movilizaciones).
  • Ejercicios para fortalecer músculos de la espalda y abdomen.
  • Trabajo de suelo pélvico.

La fisioterapia además de ayudar a aliviar el dolor, se centra en mejorar el bienestar de la madre durante el proceso del embarazo, se trabajará también la movilidad, la fuerza que, a su vez, favorecerá el parto y también ayudará en periodo posparto.

Si tienes alguna duda o quieres que te ayudemos, no dudes en contactar con nosotros. Desde UrbanFisio pondremos a tu disposición a nuestros mejores profesionales y no dejes que el dolor arruine esa experiencia tan maravillosa.

Artículos relacionados