Primeros pasos después de una cirugía de hernia intradural

Una operación, por leve que pueda ser, siempre conllevará una rehabilitación más o menos intensa. Cuando hablamos de cirugías en la columna, toma mayor relevancia la necesidad de una correcta actuación de un fisioterapeuta.

¿Cómo empiezo?

En primer lugar tendremos que valorar las posibles secuelas que aparezcan tras esta cirugía y la sintomatología del paciente una vez deje el encamamiento. Es importante esperar a este momento para poder realizar una valoración más real del estado actual del paciente, en el que ya no interfiera tanto el dolor post-quirúrgico ni la inflamación derivada de la misma.

¿Y después?

En caso de que el paciente presente dolor, o algún tipo de parestesias a lo largo de las piernas, pies o dedos, tendremos que valorar un comienzo enfocado en esta sintomatología.

Superada esa problemática, podremos enfocar esta rehabilitación en el objetivo principal, La cual será, como siempre, recuperar la vida que uno tenía antes de que apareciese la hernia, un día a día funcional e incluso vida deportiva si estaba en los planes del paciente.

Ya no me duele, ¿empiezo a moverme?

Una vez hayamos lidiado con esta sintomatología que hablábamos previamente, dolor o parestesias que trataremos principalmente con técnicas manuales de neurodinamia y movilidad articular, pasaremos a la primera fase de esta rehabilitación.

Teniendo en cuenta que venimos probablemente de un periodo de inactividad previo a la cirugía más el post-quirúrgico, lo primero será trabajar en movilidad y activación muscular a nivel general ya que es posible que hayamos perdido bastante masa muscular y que las sensaciones al movernos no sean las ideales.

Para ello podremos realizar ejercicios de movilidad de miembros superiores e inferiores así como ejercicios de activación de la zona lumbar y core.

Principalmente trabajaremos en isométrico y siempre controlando bien la respiración. Es fundamental evitar realizar dichos movimientos en valsalva, ya que no nos interesa poner más presión en la zona de la médula espinal.

Caminar y moverse en carga también está indicado, eso si, controlando que no agrave ningún síntoma post-quirúrgico de manera marcada ni nos sintamos especialmente doloridos al terminar dicha actividad. Esta actividad que entraría dentro de la calificación de cardiovascular va a tener efectos analgésicos, antiinflamatorios, y beneficios cardiovasculares, por lo tanto nos interesará mantenerla dentro de la rehabilitación durante al menos los primeros 3 meses.

Esta sería la primera etapa de la rehabilitación tras esta cirugía. Pero no termina aquí, todavía nos queda mucho trabajo por hacer para estar al 100%.

Si quieres saber como continuar con el tratamiento y el proceso de esta lesión, no dudes en seguir leyendo nuestro siguiente articulo sobre la fase final de activación y vuelta a la normalidad. Disponible la semana que viene en nuestro blog. Mientras tanto, nuestros fisioterapeutas pueden ayudarte en todo lo que necesites.

Artículos relacionados