¿Cómo afecta el ictus en las mujeres?

UrbanFisio • 03 November 2020

Actualmente en España, el ictus o infarto cerebral, es la principal causa de mortalidad entre las mujeres de edad avanzada. ¿Conocemos realmente cómo identificarlo, cómo prevenirlo y cuáles son los principales factores de riesgo y síntomas del ictus en las mujeres?

¿Qué es el ictus?

El ictus es una enfermedad cerebrovascular que se produce cuando hay una ruptura u obstrucción en un vaso sanguíneo disminuyendo así el flujo de sangre que reciben las diferentes partes del cerebro.

La sangre no llega al cerebro de manera correcta y, como consecuencia, las células nerviosas no reciben oxígeno, dejando de funcionar. Al ictus también se le conoce como accidente cerebro vascular (ACV).

¿Cuáles son las causas principales del ictus en las mujeres?

Gran parte de los factores de riesgo del ictus son compartidos tanto por hombres como por mujeres (edad, tabaquismo, diabetes, hipertensión, estenosis carotídea, obesidad, presencia de colesterol alto, sedentarismo,…), sin embargo, el hecho de ser mujer conlleva otros factores añadidos como el embarazo, cambios hormonales o la menopausia.

  • La deficiencia o disminución de estrógenos durante la menopausia puede inducir a potenciar el aumento de la tensión arterial.

  • Durante el embarazo se puede incrementar hasta en cinco veces el riesgo de eventos tromboembólicos debido a una hipercoagulabidad de la sangre. 

  • Las mujeres que padecen fibrilación auricular (arritmia cardíaca), tienen mayor riesgo de sufrir un ictus en comparación a los hombres.

  • La píldora anticonceptiva combinada con una alta presión arterial eleva el riesgo de padecer un accidente cerebrovascular.

  • Las mujeres que padecen preeclampsia (presión arterial alta durante el embarazo) presentan más riesgo de desarrollar hipertensión a lo largo de su vida. Es preciso que se lleve un control de la presión arterial y que el médico especialista paute medicación si es preciso.

¿Cómo podemos reducir el riesgo de padecer un ictus?

Es imposible controlar los factores de riesgo como la edad, el sexo o la genética, pero sí que podemos instaurar conductas en nuestro día a día que nos ayuden a evitar o reducir las posibilidades de sufrir un accidente cerebrovascular.

Mantener una dieta equilibrada, controlar el estrés al que estamos sometidos, practicar ejercicio con regularidad, evitar el tabaco, las drogas y reducir el consumo de alcohol, y mantener controles periódicos de la tensión arterial y del colesterol son los principales consejos a la hora de prevenir el ictus.

¿Cómo actuar en caso de ictus?

Los síntomas del ictus son la pérdida de fuerza o sensibilidad, debilidad en la cara, brazo y pierna de un lado del cuerpo, visión doble, sensación de vértigo, alteración repentina del habla y dolor de cabeza súbito. 

Es de vital importancia actuar cuanto antes. Si detectas alguno de estos síntomas es importante que sepas que no debes forzar a la persona para que hable o se mueva, ni darle de comer o de beber, administrar ningún tipo de medicamento, mover su cuello, dejarla sola o trasladar directamente a la persona por tus propios medios sin esperar a los servicios de emergencias.

Debes llamar al servicio de emergencias y explicar cuáles son los síntomas y la hora en los que han comenzado. A continuación, tumba a la víctima con la cabeza y los hombros un poco levantados (apoyados por ejemplo en una almohada) e intenta que el ambiente sea relajado (sin ruidos y sin cambios bruscos de temperatura). Nunca dejes a la persona sola, espera a que llegue el servicio de emergencias.

5 síntomas de un ictus
Fuente: Federación Española de Ictus.

La fisioterapia neurológica es imprescindible en el tratamiento del ictus, os contamos más aquí. En el equipo tenemos especialistas en fisioterapia neurológica para realizar el tratamiento a domicilio. Déjate asesorar por un fisioterapeuta colegiado en tu propia casa y disfruta de un tratamiento fisioterapéutico personalizado.

Comments are closed.