Entrevista a Mikel Bayo, simpático y diligente

UrbanFisio • 08 octubre 2018

¿Qué nos puedes contar sobre ti?

Mi nombre es Mikel Bayo y estudié Fisioterapia en la Universidad de Nebrija. Me considero una persona trabajadora, empática y con buen trato hacia las personas.

¿Cuándo te diste cuenta de que querías ser fisio?

Acabando mi bachillerato, tenía dudas entre ser bombero o ser fisioterapeuta, ambas estaban orientadas a ayudar a las personas. Finalmente me decidí por la Fisioterapia porque tiene un trato más cercano y constante hacia las personas, donde acabas generando buenas relaciones con tus pacientes y viéndoles progresar en su recuperación.

¿En qué consiste tu trabajo?

Mi trabajo consiste en lograr que las personas recuperen la calidad de vida que tuvieron antes de una lesión o patología. También nuestra profesión se encarga de evitar que las personas padezcan o recaigan de nuevo en numerosas patologías, velamos por su seguridad.

¿En qué medida es importante la educación con la salud?

En la máxima medida de lo posible, nosotros no solo nos dedicamos a tratar patologías que padecen los pacientes, sino a prevenirlas, por ello la importancia de la educación sobre la salud. En este aspecto nosotros ayudamos a los pacientes a evitar recidivas o situaciones que agraven patologías o aumenten la probabilidad de padecerlas.

¿En qué piensas cuando estás tratando a un paciente?

Cuando estoy tratando a un paciente, pienso en la satisfacción de la terapia para el paciente, en que se sienta a gusto conmigo e incluso que se lo pase bien. Además de ello, pienso en las numerosas opciones de tratamiento que resulten más óptimas para abordar los problemas del paciente de la forma más efectiva.

¿Cuál es la parte más gratificante de la profesión?

Sin duda, sus caras de agradecimiento, y por ello tu satisfacción de saber que has hecho un buen trabajo y que por ello el paciente se ha recuperado.

¿Cuál es la clave para ser un buen fisio?

De forma general diré que la resiliencia, esa capacidad de los seres humanos para adaptarse positivamente a situaciones adversas y no flaquear a pesar del fracaso, sino ponerse en pie y seguir adelante. De una forma más concreta, amar tu profesión, saber tener un buen trato con el paciente, adaptarse a ellos y formarse siempre para abrir tu abanico de posibilidades terapéuticas.

¿Una frase que encaja contigo como fisioterapeuta?

«Tómate el fracaso como una lección de aprendizaje para así lograr el éxito.»

Los comentarios están cerrados.