Nuria Fernandez, ambiciosa y trabajadora

Soy una persona ambiciosa, trabajadora y humana que encuentra la base de todo el escuchando activamente a la persona, ya sea como fisioterapeuta o como amiga.

¿Cuándo te diste cuenta de que querías ser fisio?

Desde que tenía menos de 5 años ya estaba mirando y curioseando sobre los dolores de espalda de familiares en las reuniones anuales, pero no fue hasta los 14 cuando le puse nombre a esta maravillosa profesión como es la Fisioterapia.

¿En qué estás especializado?

Recientemente he finalizado mi formación de posgrado en disfunciones del suelo pélvico, pero las alteraciones de espalda y lesiones deportivas han sido siempre mi gran punto fuerte.

¿En qué consiste tu trabajo?

Identificar el origen y causante de las dolencias físicas para poder así tratarlo y dar las herramientas necesarias para que la persona con dolor pueda evitarlas de cara al futuro.

¿En qué medida es importante la educación con la salud?

Es la base para estar sanos, hasta que no comprendas el impacto que le ejerces a tu cuerpo al trabajar 8 horas diarias delante del ordenador sin descanso no podrás modificar tus hábitos y por ende callar el dolor que sufres.

¿En qué piensas cuando estás tratando a un paciente?

Estoy constantemente creando un esquema mental de qué razones podrían ser el origen de los dolores. Así consigo que antes de terminar la sesión, tras realizar las preguntas correctas, descarto las hipótesis erradas y explico la manera que enfocaremos el tratamiento.

¿Cuál es la parte más gratificante de la profesión?

Conseguir que una persona que era profundamente negada a tratarse verbalice que ese dolor que tenía de manera crónica empieza ya a ver la luz hacia su desaparición.

¿Cuál es la clave para ser un buen fisio?

Al fin y al cabo no hay un buen o mal fisioterapeuta, sí que hay fisioterapeutas que son más o menos efectivos, pero no me gustaría poner un adjetivo a algo en lo que no me gustaría que me encasillaran. Cuando te gusta tu profesión y estás motivada para ayudar todo se convierte en mejor, ya que siempre buscarás nuevas maneras de formarte, de enfocar de manera distinta aquella lesión que hace unos meses no conseguiste paliar. Al final es un aprendizaje constante lo que nos hace crecer como profesionales.

Para terminar, dinos la frase que más encaja contigo como fisioterapeuta

El esfuerzo y trabajo definen la calidad de una persona, pero los actos y resultados son los que al final del día se reconocen. Nadie te preguntará cuánto has tardado sino si has llegado.
Reserva tu cita con UrbanFisio

Artículos relacionados