¿Para qué sirve la fisioterapia en el Alzheimer?

El Alzheimer es una enfermedad degenerativa, clasificada dentro de las demencias, que ocasiona la muerte progresiva de las neuronas y se caracteriza por la pérdida de diferentes funciones cognitivas como la memoria, el lenguaje o la orientación.

La fisioterapia resulta fundamental en el tratamiento del Alzheimer y de otras demencias ya que ayuda a mejorar, mantener o rehabilitar las capacidades afectadas, mejorando la calidad de vida de estos pacientes. 

¿Cuáles son los beneficios de la Fisioterapia en la enfermedad de Alzheimer?

La realización de un programa de fisioterapia presenta diversos beneficios en las capacidades afectadas de los pacientes con Alzheimer. Entre ellos encontramos:

  • Mejora en la función cognitiva: memoria, atención y capacidad verbal.

  • Facilitación de transferencias (traslados de la cama a la silla, de sentado a de pie).

  • Mejora en la calidad del patrón de marcha

  • Mejora del equilibrio y prevención de caídas 

  • Preservar una correcta alineación y postura

  • Prevención de úlceras y deformidades debido a encamamiento o sedestación prolongada

  • Mantenimiento de las funciones respiratoria y digestiva, así como prevención de la incontinencia urinaria

  • Mejora en la calidad de vida y autonomía de los pacientes, así como efectos positivos ante trastornos del comportamiento (disminución de la ansiedad, depresión, facilitación del sueño).

¿Cómo es el tratamiento en pacientes con Alzheimer?

La realización de ejercicio terapéutico guiado por un profesional y adaptado a cada persona tiene un impacto muy beneficioso en la calidad de vida y autonomía de los pacientes.  Además, la realización de actividad física adaptada resulta muy positiva ante trastornos del comportamiento (mejora de la ansiedad, depresión, facilitación del sueño).

Fuente: Lecciona

El tratamiento fisioterápico será siempre adaptado y personalizado a las necesidades de cada paciente y a la fase de la enfermedad en la que se encuentre.  Un tratamiento adecuado para estos pacientes contará con las siguientes pautas:

  • Ejercicio terapéutico guiado: es necesario que esté adaptado por un profesional según las necesidades específicas de cada persona. Esta actividad física nos ayudará al mantenimiento de la condición física global y a la orientación del paciente en el espacio-tiempo, mejorando así las funciones cognitivas alteradas.

  • Movilizaciones pasivas, activas y asistidas de las diferentes articulaciones, así como potenciación de la musculatura para conseguir un aumento de la autonomía y la movilidad.

  • Tratamiento específico de posibles lesiones o alteraciones asociadas: fracturas, rigidez articular, prótesis…
Fuente: CuídatePlus

¿Se puede realizar fisioterapia en otro tipo de demencias no clasificadas como Alzheimer?

¡Por supuesto! 

En personas mayores muchas veces encontramos otro tipo de demencias que también cursan con sintomatología similar (alteraciones en la función cognitiva, problemas con el equilibrio y la marcha, tendencia al sedentarismo y la inactividad) pero no están clasificadas como Alzheimer. 

En estos casos la fisioterapia también tiene un papel fundamental, adaptando el programa terapéutico a la sintomatología específica que nos encontremos en cada paciente, con el objetivo final de mejorar su calidad de vida.

¿Necesitas un fisioterapeuta especializado hoy? ¡Nosotros vamos a tu casa!

Ya hemos visto los beneficios y el impacto sobre la salud que la fisioterapia tiene sobre la calidad de vida de nuestros mayores. Si buscas un profesional para realizar un tratamiento de fisioterapia a domicilio adaptado y personalizado… ¡Cuenta con nosotros! Queremos ser tu fisioterapeuta de cabecera.

Reserva Fisioterapia

Artículos relacionados